El Subfondo de Retiro después de dos años

Ec. Esteban Fort
21/11/2016
Compartí este artículo:


¿Ya tenés ahorros en el Subfondo de Retiro? Hace poco más de dos años este subfondo se creó para adaptarse a las necesidades de los afiliados mayores de 55 años, en este artículo comentamos algunas características del mismo y que incidencia ha tenido en su desempeño.


Han pasado más de dos años desde que en Uruguay, la ley implantó un sistema con dos Fondos de Ahorro Previsional: uno para los afiliados hasta 55 años (Subfondo de Acumulación) y otro que se va conformando gradualmente a partir de esa edad (Subfondo de Retiro), de tal manera que al cumplir los 60 años, el 100% del dinero del afiliado estará en ese segundo Fondo.

 Si bien este lapso es muy corto como parar hacer una evaluación, es una buena instancia para recordar de qué hablamos cuando a Subfondo de Retiro nos referimos.

No hay que negar que el nombre del Subfondo puede ser algo impactante, quienes llegaron a los 55 años de edad, además de un afectuoso saludo de feliz cumpleaños, han recibido un estado de cuenta [1] que les indica que parte de sus ahorros ahora están en el Subfondo de Retiro… ¡Retiro! ¡Pero si no estoy ni cerca de jubilarme! 

Pero no hay que alarmarse, el momento de retiro, luego de los requisitos legales, lo fija cada trabajador dependiendo de sus condiciones personales, claramente la salud es una de éstas, pero el dinero que hayamos podido ahorrar seguro determinará el momento en el cual decidamos dejar de trabajar y comencemos a disfrutar de nuestra jubilación. Considerando que estamos más cerca de los 60 años, fecha mínima de edad para jubilarse[2] por el sistema de ahorro individual, es conveniente pasar de una estrategia de inversión de crecimiento a una que busque mantener el valor.

Algo de finanzas y riesgo.

En las inversiones, así como en diferentes aspectos de la vida, la rentabilidad está asociada a un nivel de riesgo. Cuando nuestro interés es hacernos de la jubilación en los próximos 5 años, el riesgo que podemos asumir es menor que cuando nuestra meta está fija dentro de 30 ó 35 años.

Un indicador muy sencillo de nivel de riesgo de las inversiones es su plazo. Si se analizan dos activos que tengan las mismas características (moneda, emisor y estructura), será más riesgoso el que tenga la fecha de pago más lejana.

Esta es una de las restricciones en las que se basa el Subfondo de Retiro. El límite en el plazo, fecha del último pago de los instrumentos para los cuales las AFAP están habilitadas por el BCU a invertir en este Subfondo, es de 5 años.

¿Y cómo se ha comportado?

Como se comentaba más arriba, desde que se creó el Subfondo de Retiro en agosto de 2014, han pasado poco más de dos años, por lo cual es poco tiempo para evaluar el desempeño de un fondo o mejor dicho de la gestión de las AFAP sobre el mismo. Pero es interesante ver en qué medida el Subfondo de Retiro se adapta más a quienes están próximos a jubilarse.

Una forma de medir el riesgo de un activo es cuantificar su variabilidad respecto a su media: cuanto mayor variabilidad tiene el activo, éste es más riesgoso. En el siguiente gráfico podemos observar un histograma de variabilidad de los retornos mensuales del Subfondo de Retiro (SFR), comparado  con los mismos datos para el Subfondo de Acumulación (SFA). Este cálculo está hecho para los retornos del promedio del sistema. Se observa que las barras azules correspondientes al SFR están más apretadas, y que las barras rojas correspondientes al SFA están más dispersas.

Esto implica que el SFR se ha comportado en forma menos volátil y por consiguiente con un menor nivel de riesgo que el SFA. En definitiva, tener un SFR ajustado a los trabajadores que están más próximos a jubilarse, es una medida que ha permitido que los mismos enfrenten un nivel de riesgo acorde a su perfil etario.

Algunas reflexiones

Esta breve nota amerita algunas reflexiones finales. Todos somos gestores de riesgos, porque en nuestra vida estamos continuamente reaccionando a los mismos. Imagine que usted salió a dar un lindo paseo, y en un momento comenzó a llover. Una actitud puede ser no hacer nada y esperar a que pase el chaparrón. Otra podría ser salir corriendo y tratar de mojarse lo menos posible, pero también podemos llevar paraguas y disfrutar de un lindo paseo con la tranquilidad de que si llueve tenemos protección.

Pero no todos estarán cómodos con la misma protección, y de esto se trata la gestión de riesgos: algunos precisarán una campera de lluvia para poder moverse más rápido, otros estarán cómodos con el paraguas. Así, tanto el Subfondo de Retiro como el de Acumulación tienen en UniónCapital una permanente gestión de riegos, de tal manera que se adecúe a las necesidades de sus afiliados: campera para el que va a correr y paraguas para el que va a caminar.

 

 

 


[1] Una muy buena explicación del estado de cuenta puede verse en este video corto https://youtu.be/5N4RlEan5s4

[2] Actividades no bonificadas


Compartí este artículo:

Ec. Esteban Fort Acerca del autor: Analista de Riesgos de UniónCapital. Profesor de Econometría en la Universidad de la República.

Artículos relacionados

¿En qué invierten las AFAP? (Agosto de 2017)

Los ahorros de los trabajadores afiliados a las AFAP superan los 15 mil millones de dólares y es invertido en diferentes instrumentos que cumplen con la regulación vigente.

Planificando la etapa de retiro

Pocas veces se piensa en el retiro laboral como una etapa para la que hay que prepararse con anticipación...

2016 © Unión Capital AFAP – Todos los derechos reservados