Planificando la etapa de retiro

Compartí este artículo:


Pocas veces se piensa en el retiro laboral como una etapa para la que hay que prepararse con anticipación...


Pocas veces se piensa en el retiro laboral como una etapa para la que hay que prepararse con anticipación; destinamos mucho tiempo a realizar planes para el corto y mediano plazo, y nos olvidamos del largo plazo. Es cierto, las metas de corto y mediano plazo nos dan una satisfacción inmediata o cercana en el tiempo y no así las metas de largo plazo, lo cual no implica que estás sean menos importantes o gratificantes.  

Si te pones a pensar, dada las crecientes expectativas de vida, la etapa de retiro será una de las más importantes de nuestra vida,  y además es cuando más tiempo disponible tenemos para disfrutar, y para ello es necesario prepararnos para llegar a ella de la mejor manera posible.

¿Pero qué implica prepararnos de la mejor manera posible?  Primero debemos determinar cuál es nuestro objetivo de largo plazo. Un buen objetivo puede ser mantener tu actual nivel de vida cuando dejes de trabajar. 

Ahora que ya tenemos nuestra meta planteada, debemos determinar, ¡cómo hacemos para alcanzarla!
Para poder mantener nuestro nivel de vida en la etapa de retiro, debemos lograr obtener una taza de reemplazo lo más alta posible. 

En este punto te preguntarás, y ¿qué es la tasa de reemplazo?  Pues, es el porcentaje de jubilación que vas a cobrar sobre tu último sueldo. Entonces, mientras más cercana a 100% sea dicha tasa, más cerca estarás de mantener tu nivel de vida previo a jubilarte.

 Y la siguiente pregunta que debemos realizarnos es: ¿cómo hago para llegar a tener una tasa de reemplazo alta? Existen varios factores que inciden en la tasa de reemplazo, pero una forma directa y sencilla que tienes para influir sobre ésta, es a través de los depósitos voluntarios.

El ahorro voluntario tiene como objetivo complementar el monto de la jubilación que obtendrás del ahorro obligatorio acumulado en tu cuenta de la AFAP. Así, mediante ese ahorro adicional, incrementarás el saldo para tu retiro y, en consecuencia, aumentará tu tasa de reemplazo.

Pero, en este momento, deberíamos preguntarnos: ¿y por qué debería invertir mis ahorros en la AFAP y no en otro lado? Porque realizando depósitos voluntarios en la AFAP estás accediendo a una serie de ventajas; entre ellas:

-    Puedes hacerlo de acuerdo a tus posibilidades. No se manejan montos mínimos de inversión ni aportaciones forzosas de forma periódica.

-    No se aplica comisión de administración sobre el aporte voluntario. Tus aportes son invertidos por un equipo profesional dedicado a gestionar portafolios de inversión, y ¡no te cobran por ello!  Además, el hecho de que no te cobren comisión sobre tus aportes voluntarios hace aumentar la rentabilidad neta de los mismos, contribuyendo a obtener una mayor tasa de reemplazo.

-    Si no tienes el conocimiento o el tiempo para crear un portafolio de inversión propio, una buena sugerencia es que inviertas tus ahorros en un portafolio de inversión que ofrezca un rendimiento por encima de la inflación.  ¿Una solución? ¡Tú AFAP!  Históricamente han obtenido rendimientos superiores a la inflación.

-    Ingresas a los grandes mercados financieros, ya que tus aportes junto a los de los demás afiliados forman un gran fondo de inversión que accede a mejores condiciones de las que podrías acceder tú como inversor individual.

-    Tu cuenta en la AFAP es personal e inembargable por ley. 

-    Tus inversiones son seguras. Las AFAP toman medidas para reducir el riesgo de las inversiones. Una de ellas es la diversificación, o lo que comúnmente se conoce como “distribuir los huevos en diferentes canastas”. De esta manera, si hay un movimiento poco favorable en algún instrumento, éste se compensa con los buenos rendimientos en el resto de las inversiones. Además la ley determina límites para las inversiones y exigen determinados requisitos que brindan aún más seguridad para el afiliado.

-    Tus inversiones son controladas por el Banco Central del Uruguay, quien además es el encargado de custodiar los valores en los cuales están realizadas las inversiones.

-    No puedes disponer de tu dinero hasta el momento de tu retiro. Esto puede ser visto en primera instancia como una desventaja, pero en realidad cumple la función exacta que necesitamos para lograr el objetivo que nos planteamos inicialmente. De lo contrario, en el correr de tu vida activa te podrías ver tentado a utilizar tus ahorros generados en la cuenta de la AFAP para cumplir con diversas obligaciones que vayan surgiendo, pero en el momento que te jubiles no tendrás el capital necesario para continuar manteniendo tu nivel de vida en la etapa de retiro. 

Bueno, ahora que hemos visto las bondades del ahorro voluntario viene la parte más difícil, y en la que tú me podrás decir: “pero no tengo la costumbre de ahorrar, ¿cómo puedo hacer para generarla?”.

Aquí te recomendaré algunos consejos, que podrán ayudarte:

-    Todos los días aparta una suma fija de dinero y guárdala en un sobre. A fin de mes ve y deposita ese dinero en tu cuenta de la AFAP. Por más mínima que sea contribuirá a mejorar tu jubilación. Por ejemplo, si vives cerca de tu trabajo y te tomas un ómnibus para ir al mismo, puedes optar por hacer el mismo recorrido caminando o en bicicleta.  Haciendo esto cumplirás un doble objetivo: ¡mejorarás tu estado físico e incrementarás tu jubilación!

-    Puedes programar para que se efectúe mensualmente una transferencia automática desde la cuenta donde te depositan tu sueldo a la cuenta de la AFAP. Te convendrá programarla para el primer día siguiente a que cobres tu sueldo, ya que de esa manera te aseguras que aún tengas plata en la cuenta y además ya te olvidas del tema.

-    Cada vez que recibas una partida extraordinaria, como ser aguinaldo, salario vacacional, etc, destina un porcentaje de éste a tu cuenta de ahorro.
 
¡Ahora sí! Solamente tienes que consultar en tu AFAP cómo tienes que hacer para realizar un depósito voluntario. Nunca es tarde para cambiar tu futuro, y recuerda, ¡mientras antes lo hagas mejor!


 


Compartí este artículo:
Etiquetas:
retirojubilación

Ec. Joaquín Delgado Acerca del autor: Analista de Riesgos de UniónCapital.

Artículos relacionados

¿Qué es la tasa de reemplazo y por qué debería importarnos?

Ec. Marcelo Muniz
17/02/2017

En este artículo analizamos un importante concepto a la hora de saber cuál va a ser nuestra futura jubilación.

Sistema Previsional uruguayo: 20 años de consolidación

Hace ya veinte años, Uruguay realizó una de las reformas estructurales más importantes de su historia: la reforma de la previsión social.

2016 © Unión Capital AFAP – Todos los derechos reservados