Transferencias a las AFAP

Compartí este artículo:


Mes a mes, al analizar la evolución de las cuentas públicas, en el capítulo referente al Banco de Previsión Social (BPS), se escuchan y leen comentarios acerca de “las transferencias del BPS a las AFAP”...


Las palabras importan.

Nos movemos y vivimos en función de lo que hablamos.
 


Fuente: Boletín BPS 2015

Por eso, las palabras importan y por eso hay que estar alerta ante títulos que pueden ser engañosos: “Inclusión financiera”, “País productivo”, “Régimen de solidaridad intergeneracional”, son sólo algunos ejemplos.

Y esa originalidad de los títulos no es privativa de un gobierno o partido político, ni siquiera de la clase dirigente pública. También la clase dirigente privada suele armar estos slogans con mucho gancho, pero vacíos de contenido.

Mes a mes, al analizar la evolución de las cuentas públicas, en el capítulo referente al Banco de Previsión Social (BPS), se escuchan y leen comentarios acerca de “las transferencias del BPS a las AFAP”.
Algunos van más allá y llegan a atribuir a estas transferencias la culpa del déficit del organismo.

¿Qué son estas transferencias?

En primer lugar, estas transferencias no se hacen a las AFAP, sino a los más de 1.200.000 trabajadores que tienen cuentas individuales administradas por sus AFAP.

En segundo lugar, estas “transferencias” no son más que la parte que legalmente corresponde de los aportes previsionales del trabajador que deben ir a su cuenta en la AFAP.

Dicho en otras palabras: el trabajador cobra un sueldo que tiene descuentos por aportes previsionales: parte de éstos van a BPS (a un fondo común) y parte van a su cuenta individual en su AFAP. Como el que recauda ambos aportes es el BPS, legalmente tiene la obligación de transferir a la cuenta del trabajador lo que le corresponde.

¿Y el déficit del BPS?

Lejos de ser causantes del déficit del BPS, el sistema de AFAP contribuyó a equilibrar las cuentas de este organismo.

En efecto, el déficit del BPS llegó a alcanzar al 5% del PBI. Con posterioridad a la reforma, este desequilibrio se fue reduciendo hasta bordear el 1% del PBI o aún menos, según distintas mediciones (fuente: Boletín estadístico 2014 del BPS).

Y esta reducción provino de que el BPS pagará sólo parte de las jubilaciones (la otra parte la paga la empresa aseguradora que el trabajador elija a partir de lo que tiene ahorrado en su AFAP) y de que los aportes jubilatorios patronales (los que paga el empleador), siguen vertiéndose íntegramente al BPS y no a la cuenta del trabajador.

Por tanto, la creación de las AFAP y la existencia de aportes patronales (que son en realidad un impuesto al trabajo, pero eso es material para otra nota) fueron factores fundamentales en llevar al BPS a reducir su déficit.

Conclusión

Las mal llamadas “transferencias del BPS a las AFAP”: ni son “transferencias”, sino la acreditación de dinero recaudado por BPS, por cuenta y orden del trabajador, ni son “a las AFAP”, sino a las cuentas individuales de los trabajadores en su AFAP.


Compartí este artículo:

Ec. María Dolores Benavente Acerca del autor: Gerente General de UniónCapital. Presidente de la Academia Nacional de Economía.

Artículos relacionados

Inversión de las AFAP en el mercado de valores: una revisión de los últimos 10 años

El circulante del mercado de valores creció de 1.1% a 6.5% del PIB en los últimos 10 años. La mayor parte de estas inversiones son realizadas por las AFAP, teniendo en cuenta una adecuada relación de riesgo y retorno para sus afiliados.

El riesgo y su diversificación

¿Qué es el riesgo al cuál están atadas las inversiones? ¿Cómo podemos enfrentarlo?

2016 © Unión Capital AFAP – Todos los derechos reservados